/ / Un elector, un voto (y cómo la biometría ayuda)
|

Un elector, un voto (y cómo la biometría ayuda)

Una condición necesaria para garantizar la igualdad de todos los electores, es asegurar que cada uno de ellos ejerza su derecho al voto una sola vez. En el pasado esta garantía estaba sujeta en gran medida a mecanismos procedimentales, y parte de los procedimientos dependían a su vez de la correcta actuación y de la discrecionalidad de los funcionarios responsables de la elección.

Hoy en día existen mecanismos que, apoyándose en la tecnología, permiten reducir el nivel de discrecionalidad y la posibilidad de error humano. Una de las herramientas usadas para esto -y posiblemente la más efectiva- es la biometría. De las diferentes técnicas de identificación biométrica, la que ofrece un mejor balance entre fiabilidad/exactitud y facilidad de implantación es el reconocimiento y comparación de huellas dactilares.

Con el uso de tecnologías biométricas aplicadas a la identificación de electores se garantiza el principio de «un elector, un voto» atacando dos posibles debilidades de los padrones electorales tradicionales: la existencia de sujetos duplicados y la usurpación de identidad.

La existencia de sujetos duplicados en el registro de votantes es de sencilla detección, utilizando técnicas de comparación de huellas dactilares que permiten determinar si una huella (o juego de huellas) aparece más de una vez en el registro y poner en observación a ese sujeto (o sujetos) de la base de datos hasta determinar cuál es la identidad correcta. Al final de este procedimiento no quedaría una sola persona en el padrón electoral con el mismo juego de huellas de otra persona.

En el caso de la usurpación de identidad se trata de evitar que cualquier persona pueda ejercer el derecho al voto haciéndose pasar por otro elector, o ejercerlo más de una vez, y además privando eventualmente a la otra persona de poder votar. Para evitar la usurpación de identidad, las características biométricas de la persona (en este caso, las huellas dactilares) se comparan con la base de datos que se tiene, a fin de confirmar que el elector es quien dice ser y que no se trata, por ejemplo, de una persona portando la identificación de otra, antes de permitirle acceder al instrumento de votación, bien sea éste una boleta física para voto manual, o una máquina de votación.

Biometría
Imagen: Archivo DTV

Esto último no quiere decir que cada vez que alguien vaya a votar, su huella dactilar se comparará contra todos los millones de huellas del registro en ese instante. Esto consumiría muchísimo tiempo, sobre todo considerando que en un mismo instante puede haber miles de personas votando en todo el país. Esta es la razón que unos pocos analistas usan para decir que “es imposible hacer esto en la práctica”. Pero se equivocan.

¿Por qué?

Los sistemas de detección de duplicados ejecutan un procedimiento sobre todo el registro electoral antes del evento electoral, y para el momento de la elección dicho registro ya se encuentra depurado. Durante el despliegue, a cada mesa de votación se envía únicamente la información de los electores a quienes corresponde sufragar en esa mesa, de la misma manera que se hace normalmente con cuadernos de votación manuales. La única diferencia es que ahora va en forma de registros electrónicos, y con huellas dactilares.

Durante el día de la elección, el ciudadano se dirige a la mesa que le corresponde, como se ha hecho siempre, y al momento de verificar su información con el dispositivo de autenticación, únicamente se necesita comparar esa información con su propio registro. Una variante de esto es «buscar» la huella entre la lista de electores del mismo cuaderno de votación, lo cual supondrá a lo sumo una comparación con unos pocos cientos de huellas, y jamás con todos los millones de huellas del registro electoral nacional.

Una vez que el elector vota, no podrá volver a hacerlo, porque el sistema automatizado está programado para ofrecer una única activación por huella.

¿Qué evitamos entonces?

  • Personas con más de una identidad, porque el registro electoral completo está libre de huellas duplicadas.
  • Personas votando por otras (vivas o muertas), ya que aún cuando intentaran hacerlo, la comparación biométrica no funcionaría.
  • Personas votando dos veces con su propia identificación, ya que una vez que una identificación se usó para activar el dispositivo de votación, no puede ser usada para hacerlo de nuevo en el mismo evento electoral.

¿Y si por error mi huella no aparece?

Si durante el día de la elección una persona aparece en el registro de votantes pero su huella no, siempre hay dos opciones: negarle el voto o permitirle votar con un procedimiento alterno. Usualmente, en los países donde existe presunción de inocencia, no se debe presuponer que la persona esté actuando de mala fe, por lo cual se le permite votar usando un procedimiento alterno, donde deben registrarse los datos de dicha persona, incluyendo su huella.

Es éste el otro punto que usan los detractores de la tecnología para decir «entonces no servirá de nada el procedimiento, porque de cualquier manera alguien podrá activar la máquina aunque no aparezca». Esto tampoco es cierto, por dos razones:

La primera es que si la huella de la persona ya fue usada para votar en la misma mesa/máquina, la sesión de votación no se activará, pues una huella no puede usarse para activar dos veces, como se mencionó anteriormente. Esto sólo deja la opción, para quien quiera abusar del sistema, de intentar votar en otro lugar, usando este procedimiento alterno de activación.

La segunda razón es, aunque de naturaleza más disuasiva, más eficaz en el largo plazo: si la persona usa un método alterno de activación en otra mesa de votación, su huella quedará igualmente registrada porque se usó para votar. Luego del proceso de repliegue, las huellas usadas para votar de manera alterna serán nuevamente cotejadas con la base de datos, y quienes hayan «hecho trampa» serán identificados. No sólo habrán incurrido en una práctica que es delito electoral en la mayor parte del mundo, sino que además habrán dejado sus huellas dactilares como evidencia irrefutable de que lo hicieron.

¿Tienes preguntas? Déjalas en los comentarios, y te las respondemos.

Publicaciones Similares

6 comentarios

  1. Rui,

    Muy interesante el articulo y estoy de acuerdo en las bondades del uso de la Biometría en estos casos, pero se basa en procedimientos que bajo el ambiente venezolano no estoy tan seguro que se hagan o que se hayan hecho, por ejemplo, la depuración del padron biométrico en la comparación 1:N de las huellas y la contratación de peritos dactisloscopicos para resolver los casos en conflictos. Segun lo que he podido encontrar, la ultima depuración del Padrón Electoral Venezolano se realizó el año pasado y se basó en eliminar a las personas mayores de 111 años (un filtro nada biométrico). Para mi, aun existen dudas acerca del tema «un elector, un voto» si no se realizan estos procedimientos de depuración.

    Saludos,

    1. Hola Rafael,

      Lo cierto es que la depuración para garantizar que no existen huellas duplicadas en el registro base y el análisis de calidad de la información biométrica consolidada se llevó a cabo a mediados del 2012, una vez que se hizo el corte del registro electoral oficial que sería utilizado para las elecciones presidenciales del 2012. El proceso fue además complementado con una auditoría en donde participaron técnicos designados por los diferentes partidos políticos de manera que se corroborase que efectivamente el registro biométrico correspondiente a los electores inscritos en el RE al momento de su corte para las elecciones presidenciales estuviese depurado y que la calidad de las huellas permitiese un proceso de autenticación confiable. A estas auditorías fueron invitados expertos en dactiloscopia con el objeto de subsanar cualquier duda técnica que pudiese surgir durante la misma.

      Como señala Rui en el texto, este proceso de depuración previa es efectivamente importante para garantizar la pulcritud del registro y, entre otras cosas, cuestiona uno de los mitos que se han tejido en torno al sistema electoral, el que señala la supuesta existencia de una cantidad importante y determinante de electores virtuales.

      Como complemento a esta información te paso algunos enlaces con información sobre el proceso.
      http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120817/75-millones-de-huellas-se-han-revisado-en-auditoria
      Aunque no es el objeto principal del artículo, esta nota incluye una sección que habla sobre la auditoría de las huellas.
      http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120820/medidas-complementarias-piden-al-cne-para-auditoria-de-la-tinta.

      También incluyo aquí un enlace al website del CNE donde están publicadas las actas de auditoría del proceso electoral, incluyendo la auditoría de huellas.
      http://www.cne.gob.ve/web/normativa_electoral/elecciones/2012/presidenciales/index_principal.php

      Saludos

  2. Buen articulo, tengo varias preguntas al respecto

    1. En el caso del CNE conoces la politica para cuando se encuentran huellas duplicadas en el REP.
    2. Cual es el proceso de validacion para certificar que la porcion del REP (creo que lo llaman cuaderno electronico, corrijeme si me equivoco) que llega a una mesa es copia fiel y no una porcion alterada
    3. Asumiendo que cuando dices «una huella no aparece» significa que no se pudo hacer match contra el registro de la BD: Cual es la razon por la cual una huella no apareceria y un registro de votante si (Descartando la posibilidad de que por alguna razon no pueda ser leida la informacion biometrica de su huella, como por ejemplo que se quemo los dedos y su huella no existe)

    1. Mis respuestas:

      1. Desconozco el procedimiento a seguir por el CNE-Venezuela en caso de que se consiguieran duplicados, pero supongo que pronto debería conocerse cuál será la política al respecto (antes de que se haga el procedimiento de detección de duplicados).

      2. Eso forma parte de las auditorías previas a la elección. A cada mesa llega una copia física del cuaderno, y la misma información está cargada en el SAI (nuevamente en el ejemplo de Venezuela).

      3. Cuando menciono que la huella no aparece me refiero al hecho de que si el Registro Electoral biométrico no tiene una cobertura del 100%, habrá casos de electores para los cuales no se tienen huellas disponibles. Antes de la elección del 7O en Venezuela había cerca de 1.5 millones de votantes en el RE, sin información de huellas digitales.

      Disculpa lo tarde de la respuesta. Saludos.

  3. Es un sistema por medio del cual los ciudadanos ejercen su derecho al voto de manera automatizada en los diferentes procesos electorales. Para el caso colombiano, se espera que este sistema no sea solo el reemplazo del papel sino la automatizacion del proceso electoral, el cual inicia con la inscripcion de cedulas y la autenticacion biometrica de los ciudadanos, posteriormente con el voto y finaliza con el escrutinio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.